Espacios dinámicos en el diseño de oficinas

Los espacios dinámicos representan un nuevo concepto en la organización de espacios de trabajo, que poco a poco va conquistando las oficinas de todo el mundo. Aunque el origen de los espacios dinámicos puede relacionarse con las grandes compañías tecnológicas, esta tendencia no está asociada con una determinada actividad o el tamaño de la empresa. Los espacios dinámicos suponen una nueva forma de entender el trabajo y las relaciones laborales a través de una arquitectura y un diseño flexibles, en el que la división de espacios se adapta a las necesidades de cada momento.

El objetivo de los espacios dinámicos dentro del diseño de oficinas tiene como objetivo dotar a los trabajadores de un entorno capaz de fomentar la productividad y la innovación, prestando atención tanto a la mejora del rendimiento laboral como de la salud y el bienestar de sus ocupantes. Para afrontar este reto, las nuevas oficinas abandonan las estructuras rígidas a las que tradicionalmente estamos acostumbrados, y se convierten en espacios cambiantes, con una división de espacios interiores que se transforma y evoluciona junto a las personas. Las paredes y los despachos cerrados dan paso a una división de espacios basada en elementos como las mamparas separadoras, los biombos separadores de oficinas o los tabiques móviles, que permiten una comunicación fluida dentro del espacio de trabajo.

División de espacios en los nuevos entornos de trabajo

Reuniones de brainstormming, conferencia privada con el extranjero, presentaciones de proyecto, incluso una pausa para tomar un café y recargar fuerzas antes de proseguir con nuestra jornada laboral. Existen muchas actividades diferentes dentro de un mismo día de trabajo y cada una precisa de unas condiciones específicas en cuanto a la organización de espacio. Entonces, ¿por qué la división de espacios interiores de un entorno laboral se organiza como una estructura fija? Los espacios dinámicos son, como su propio nombre indica, oficinas que pueden cambiar para dar respuesta a este amplio abanico de necesidades.

Durante las últimas décadas, el diseño de oficinas apostó por eliminar en gran medida la división de espacios, creando entornos abiertos comunes para los trabajadores, mientras que los despachos cerrados se reservaban a los directivos. Más que un concepto específico de las relaciones laborales, detrás de estas oficinas se encuentra, en muchos casos, una razón económica. Crear un gran espacio común en el que ubicar todos los puestos de trabajo resulta mucho más rentable que construir espacios separados desde el punto de vista arquitectónico.

Sin embargo, con el nuevo concepto de oficinas dinámicas, el presupuesto ya no es óbice para contar con una oficina inteligente, a la medida de nuevas formas de trabajo propias del siglo XXI como el coworking o el trabajo colaborativo. Las nuevas tendencias de diseño de oficinas han dejado de centrarse únicamente en los elementos arquitectónicos fijos, apostando por el potencial de elementos como los biombos o las mamparas separadoras, para una división de espacios interiores mucho más abierta. El uso de tabiques móviles también es un recurso habitual dentro de estos espacios dinámicos, que además permite un uso mucho más eficiente del espacio.

Creación de ambientes en espacios dinámicos

Los espacios dinámicos apuestan por la creación de ambientes diferenciados a partir de espacios multifuncionales. Una división de espacios interiores flexible nos permite sacar el máximo partido a los metros cuadrados disponibles en una oficina, sin necesidad de reformas estructurales ni grandes inversiones. El uso de mamparas separadoras, tabiques móviles y biombos separadores de oficinas es una forma sencilla y muy asequible para conseguir crear ambientes destinados a cubrir distintas funcionalidades.

Desde el punto de vista del presupuesto, las mamparas separadoras y los biombos separadores de oficinas figuran entre las soluciones más asequibles para conseguir una división de espacios flexible. Las mamparas separadoras son sencillas de instalar y desmontar, permitiendo una rápida reorganización del espacio de trabajo. Entre sus aplicaciones más comunes está la creación de zonas de recepción, despachos o salas de trabajo reuniones. Según nuestras necesidades, podemos optar por mamparas separadoras ciegas, mixtas o de cristal, con diseños para todos los estilos.

Los biombos separadores de oficinas son otra excelente forma de crear puestos de trabajo independientes para cada empleado o departamento, así como para zonas de reuniones o entrevistas, sin ocupar apenas espacio. Otro recurso habitual para la creación de espacios operativos es el uso de paneles modulares, que permiten ofrecer espacios de trabajo independientes con la privacidad necesaria, incluso en estancias de dimensiones reducidas. En cuanto a acabados, en el mercado actual nos ofrece múltiples posibilidades de diseño, desde el toque moderno de los biombos separadores de oficinas de aluminio a la elegancia de la madera o el vidrio.

Diseño y funcionalidad en la división de espacios

Los tabiques móviles son un elemento muy interesante para la creación de espacios dinámicos, con grandes posibilidades tanto desde el punto de vista del diseño como de la funcionalidad. Dentro de las diferentes soluciones de tabiquería móvil, los tabiques móviles de cristal se han convertido en una tendencia destacada en las oficinas modernas. Estos tabiques móviles nos permiten contar con espacios privados, con un aislamiento acústico adecuado, sin perder de vista la idea de oficinas abiertas y conectadas. Por ejemplo, mediante el empleo de tabiques móviles podemos contar con una sala de trabajo, que también puede convertirse en un despacho para reuniones privadas en un momento determinado.

Dependiendo de nuestras necesidades de privacidad y preferencias de diseño, podemos optar por tabiques móviles ciegos o tabiques móviles de cristal. Dentro de esta última categoría, también contamos con una amplia gama de soluciones, desde los tabiques móviles de cristal clásicos al cristal translúcido, ambos con amplias posibilidades desde el punto de vista del diseño. Las puertas correderas son otra solución con características similares, aunque más costosas desde el punto de vista de su instalación, especialmente en el caso de las puertas correderas empotradas. En el caso de los tabiques móviles únicamente es necesario instalar un carril superior, su mantenimiento es muy sencillo y pueden adaptarse a cualquier estilo decorativo.

Como puedes ver, la arquitectura y el interiorismo modernos cuentan con numerosos recursos para responder a la nueva división del espacio de interiores que exigen los espacios dinámicos. Soluciones flexibles que se adaptan a nuevos entornos laborales, donde la comunicación y el dinamismo se han convertido en elementos imprescindibles.

Descubre qué elementos puedes incorporar en tus espacios para la innovación en RRHH Digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *