División de espacios interiores: ¿qué es un espacio de trabajo soft seating?

Comodidad, versatilidad, relajación, flexibilidad, incremento del rendimiento… Son algunos de los beneficios del soft seating, un nuevo concepto de diseño de oficinas y división de espacios interiores que llega para transformar nuestros espacios de trabajo, dando un paso más hacia la oficina del futuro.

El soft seating nace de la mano de grandes empresas tecnológicas como Google, Apple o Facebook, impulsoras de un nuevo concepto de trabajo y diseño de oficinas que convierte al empleado en protagonista. Las personas pasan a constituir la pieza central del diseño. Crear un ambiente cómodo y agradable, que fomente la comunicación, la creatividad y la colaboración, se convierte en la premisa principal para construir estas oficinas del futuro. El espacio de trabajo se fragmenta para dar cabida a nuevos ambientes, como las salas de descanso, mediante soluciones de división de espacios interiores flexibles, que puedan adaptarse a las necesidades de cada momento concreto con facilidad.

El soft seating representa una nueva forma de entender el lugar de trabajo, creando espacios que primen la comodidad y la comunicación. Según la filosofía de estas nuevas compañías, el empleado es el activo más valioso de la empresa. El diseño del espacio se orienta a conseguir un ambiente óptimo para el trabajo, tanto a nivel individual como colectivo. Las nuevas oficinas apuestan por un concepto abierto, basado en grandes espacios diáfanos que permiten la división de espacios para crear ambientes diferenciados. La luz natural gana protagonismo a través de grandes cristaleras y ventanales, que aportan luminosidad y sensación de amplitud. Las paredes desaparecen y dan paso a elementos mucho más versátiles para la división de espacios interiores, como las mamparas separadoras, biombos para oficina o tabiques móviles.

Junto a la división de espacios, los sillones, sofás y butacas son algunos de los mejores exponentes del soft seating. Estas piezas se asocian con la comodidad y la relajación, favoreciendo un ambiente distendido en el que intercambiar ideas o tomarse un descanso entre horas dentro de la jornada laboral.

Diseñando la oficina del futuro

Los defensores del soft seating afirman que este nuevo concepto beneficia a la empresa a nivel general, consiguiendo empleados más cómodos y productivos y, en conclusión, más felices.  El soft seating potencia la creatividad dentro de la empresa a través de espacios de trabajo más cómodos y dinámicos, y refuerza la imagen corporativa de la compañía, con una gran versatilidad en cuanto al diseño y la división de espacios interiores. Asimismo, se trata de un importante valor añadido desde el punto de vista de los empleados actuales y potenciales.

¿Cómo podemos incorporar el soft seating a nuestra empresa? Este innovador concepto resulta especialmente adecuado como alternativa a las salas de espera tradicionales, así como para espacios de reuniones y trabajo en equipo o coworking. Su diseño sigue un concepto modular, por lo que se adaptan fácilmente gracias a soluciones como los tabiques móviles o las mamparas de oficina. El resultado es un entorno abierto que facilita la colaboración, por lo que es perfecto para reuniones o tareas creativas, que se ven potenciadas al realizarse en un entorno mucho más distendido que las salas de reuniones clásicas.

El soft seating se integra fácilmente en las sala de descanso o zonas de ocio -conocidas como ‘play zones`-, presentes cada vez en mayor número de compañías que apuestan por divisiones de oficina singulares. El soft seating contribuye a aumentar la sensación de confort de los empleados y mejora su percepción del lugar de trabajo, con repercusiones positivas desde el punto de vista del rendimiento y la productividad laboral.

Finalmente, debemos tener en cuenta que aunque el soft seating alcanza su mayor potencial al implementarlo en espacios definidos pero con un concepto abierto, se aplica con muy buenos resultados en espacios que contemplan la división de ambientes con mamparas de oficina.

Soluciones técnicas para dividir espacios

Este nuevo concepto abierto emplea los elementos estructurales, como el techo y las divisiones de espacios, para aportar una sensación de uniformidad al conjunto. En este sentido, destaca el empleo de grandes ventanales o cristaleras, así como el de techos técnicos, que permiten una perfecta integración de la iluminación. El diseño se completa mediante la división de espacios interiores para crear distintos ambientes. Para ello, podemos recurrir a tabiques móviles, mamparas separadoras o biombos de oficina, mucho más flexibles que la división convencional en distintas estancias.

Un proyecto de diseño adecuado conseguirá combinar de forma óptima los elementos estructurales y móviles que conforman el espacio de trabajo, aprovechando al máximo el potencial de cada uno. Más allá de las dimensiones de la estancia, la división de espacios ofrece posibilidades infinitas.

Entre las soluciones más eficientes para optimizar la división de espacios se encuentran las mamparas divisorias de oficina. Son fáciles de instalar y desmontar, para adaptar el diseño a las necesidades de cada momento de forma rápido y cómoda. Cabe destacar la versatilidad de las mamparas de cristal, que garantizan un aprovechamiento máximo de la iluminación natural, manteniendo el aislamiento acústico. Sus características las convierten una solución perfecta para espacios comunes, como recepciones o salas de reuniones, así como la para la división de oficinas, creando espacios diferenciados dentro de la zona de trabajo. El mercado ofrece un amplio catálogo de mamparas móviles, así como otras soluciones más específicas, como los marcos telescópicos de puertas para muros existentes.

Los tabiques móviles son otros de los grandes protagonistas en la división de oficinas. Dentro de las tendencias actuales, resultan especialmente interesantes los tabiques móviles de cristal, que permiten una mayor fluidez dentro de la zona de trabajo. Al igual que las mamparas divisorias transparentes, estos tabiques de cristal permiten aprovechar al máximo la luz natural y mantienen la sensación de amplitud y espacio abierto, pero su diseño permite un aislamiento acústico adecuado a las diferentes zonas de la oficina. Si queremos mayor privacidad, podemos optar por tabiques móviles ciegos, de altas prestaciones acústicas. Esta solución está indicada para espacios como salas de reuniones o aulas de formación.

Finalmente, los biombos para oficinas representan una alternativa más económica que las anteriores, con una alta funcionalidad. Además de aportar un extra a la decoración, la incorporación de biombos separadores es una solución cómoda y rápida para delimitar espacios y crear diferentes ambientes.
Descubre más acerca de los espacios soft seating en LambdaTres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *